El fenómeno Trump: Trumponomics, una garantía de fracaso

Esta nota es la quinta sobre Donaldo Trump (DT), el candidato republicano para las elecciones del 8nov16. Se analiza su visión económica para como “Hacer a los EE.UU. Grande de Nuevo” mediante la expansión del crecimiento para ganar la competencia global.

He esperado para el final de los tres debates presidenciales para poder comentar el paquete final. No voy a comparar lo que proponen Hilaria Clinton (HC) y DT sobre  los problemas económicos de la nación. Mi atención se centrará en Trumponomics, tratando de separar los hechos de las fantasías.

En el siguiente análisis, es necesario reconocer la verdadera mentalidad del magnate convertido en político. Se trata de una persona que desarrolló un esquema fraudulento en su infame Universidad Trump; dejó de pagar a  cientos de contratistas que entregaron sus productos y servicios de buena fe; se benefició de la operación temeraria de sus casinos sin importarle las consiguiente quiebras; que, probablemente, no es tan rico como dice ser. Entonces, ¿cómo este hombre va a ser capaz de tomar decisiones de estado dado su falta de probidad y conocimientos.

Con sus múltiples quiebras, este auto-proclamado “rey de la deuda” siempre ha utilizado sistemas de financiación que son contrarios a la administración del tesoro de un país. Francamente, parece paradójico suponer que él y sus propuestas son de verdad.

Incluso prominentes economistas republicanos están de acuerdo. Glenn Hubbard, decano de la Escuela de Negocios de Columbia y asesor principal del Presidente George W. Bush escribió: “Las políticas de lucha contra el comercio y anti-inmigración de Trump auguran un futuro de lento crecimiento para  todos los estadounidenses, en particular para los de medios y bajos ingresos”. Seth Klarman, que dirige el fondo de cobertura Baupost, declaró:” Sus palabras y acciones a lo largo de los últimos días son tan escandalosamente inaceptables en nuestra sociedad diversa y democrática que es simplemente inimaginable que Donald Trump podría llegar a ser nuestro presidente “.

Los bolsas de valores están en desacuerdo con las afirmaciones de DT que su triunfo será bueno para los negocios. Dos estudios separados han coincidido en que habría una caída del 10-12% si gana DT en comparación con una victoria de HC. Esto significa que los mercados tendrán una pérdida de 2,000,000 de dólares  el 09nov16, una caída más profunda  que la sufrida después de 11sep01. Así, la economía se deteriorará aún antes que el nuevo Presidente de Trump se haga cargo en enero. Sí, ¡los mercados tienen miedo a DT! A proposito, uno de los estudios el cual fue ejecutado por J. Wolfers de la Universidad de Michigan, es una brillante aplicación de Econometría. Se logra la discernir entre “correlación” y “causalidad”  de parámetros macroeconómicos.

Entre los más activos tópicos de discusión económica destacan los siguientes son los siguientes:

Comercio

El problema con DT (y en menor medida, con HC) es que básicamente hace caso omiso a la transformación de  la hoja de balance de la nación. Desde hace muchas décadas se ha producido una transformación gradual del país, de una poderosa potencia industrial a una sociedad de servicios. De costa atlántica a costa pacífica, los Estados Unidos no son ahora una tierra de chimeneas industriales sino un paisaje de centros comerciales. El país es un motor que ahora exporta mayormente servicios y capitales, mientras que genera masas de personas sin trabajo. Muchísimos ciudadanos cualificados y orgullosos de antaño se han convertido en errantes  improductivos.

El comercio en general beneficia a las economías, aunque siempre hay ganadores y perdedores. Los consumidores se benefician de ropa más barata, artefactos eléctricos y otros productos, mientras que empresas importantes estadounidenses como Apple o Caterpillar puede vender más de sus productos en el extranjero. Pero el comercio ha perjudicado a muchas fábricas y trabajadores de los Estados Unidos porque sus empresas no han sido capaces de competir con firmas extranjeras que disfrutan de mano de obra barata, así como subsidios y otros beneficios de sus gobiernos.

La herejía más importante de DT es su abandono a la doctrina de libre comercio. El afirma que NAFTA (el TLC de América del Norte firmado por el esposo de HC) y otros acuerdos comerciales han costado innumerables puestos de trabajo a los EE.UU. El amenaza con imponer altas tarifas a  países como China, que exportan una gran cantidad de productos baratos a los Estados Unidos. “. DT acostumbra a culpar a esos acuerdos y a la Organización Mundial del Comercio sobre gran parte de lo que está mal con la economía del país. Afirma que HC: “… no entiende nada de comercio… NAFTA  es  el peor acuerdo comercial en la historia”.

DT está seguro de que él, y sólo él, tiene la fortaleza para impulsar la economía y poner a sus adversarios extranjeros de rodillas. Él quiere renegociar NAFTA  y  ha amenazado con cancelarlo si es necesario. Y propone presionar a China para forzar acuerdos comerciales más justos. También afirma que retiraría el apoyo de los EE. UU. al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés).

Existe el peligro de que las altas tarifas impuestas por DT pudiera iniciar una ruinosa guerra comercial. Esta lucha elevaría los precios de las importaciones a los EE.UU. y disminuiría el volumen de las exportaciones de EE.UU. Los estudios han encontrado que si Trump golpea a las importaciones chinas y mexicanas con un arancel del 40%, los precios al consumidor en general subirían en un 3%. Las represalias por parte de China y México correrá el riesgo de cortar esos mercados claves, afectando a las empresas estadounidenses y los trabajadores que producen los bienes y servicios para ellos.

El problema podría agravarse por la probable subida del dólar y la disminución global de las industrias de exportación de la nación. Esta contienda podría traer consecuencias desastrosas para los EE.UU. y las economías globales. En 1930, el Congreso promulgó la ley Smoot-Hawley, que impuso tarifas para proteger a los agricultores estadounidenses. Eso hizo que la Gran Depresión se tornase mucho peor.

Inmigración

Cuando el 16jun15 DT  anunció oficialmente que era candidato a la presidencia de los EE.UU para hacer grande otra vez a los EE.UU no perdió un minuto para empezar sus bárbaros ataques a los mexicanos como delincuentes, por lo que él iba a construir un gran muralla que:  “¡… será pagada por ellos!”.

Su plan para reducir la población de 11 millones de inmigrantes que viven ilegalmente en los Estados Unidos es deportarlos, utilizando redadas de tipo militar autorizadas por el Presidente Eisenhower en 1954. La iniciativa, conocida como “Operación Espalda Mojada”, expulsó a cientos de miles de mexicanos. Ciertamente también podría aprender del Presidente Obama que ha deportado alrededor de 2.5 millones hasta la fecha.

La muralla ha demostrado ser una de división moral, tanto como física. Un artículo del NYT  informa de que los expertos en seguridad nacional, en política de inmigración y en ingeniería civil opinan  que su construcción sería una tarea de enormes proporciones y que podría causar más problemas que los que resolvería. DT no ha dado detalles, excepto que sería construida utilizando elementos prefabricados de hormigón y acero, y que podría tener unos de 15 m de altura. Después de informar  inicialmente que se extendería a través de toda la frontera sur de 2,000 millas, ahora dice que solo la mitad de esa longitud podría ser suficiente debido al uso de  barreras naturales. El ha estimado su costo en 10 mil millones de dólares.

Todd Sternfeld, Presidente del Superior Concrete, un importante constructor de murallas dice: “Los recursos necesarios  serían astronómicos.” Él cree que incluso una versión económica costaría al menos 26 mil  millones de dólares. La logística sería una pesadilla que  incluiría  varias plantas para fabricar los elementos de hormigón y alojamiento temporal para una fuerza de trabajo de 1,000 personas, si la obra debe acabarse dentro el primer mandato de DT.

Es imposible estar seguro de lo DT haría si llegase a ser  presidente EE.UU., pero es comprensible que el podría abandonar su  amenaza de la muralla, su propuesta más absurda. No comparto ese punto de vista. Creo que el va a comenzar y va a construir al menos una parte de ella. Este “muro para nada” será su legado, para la vergüenza de su país.

Deportaciones en masa serían nefastas para el prestigio nacional, y desfavorables para la economía nacional. Significarían una brusca caída de la oferta de mano de obra en múltiples sectores económicos y lugares del país. Como mínimo, al haber un menor número de trabajadores debido a las deportaciones, o a acoso a un suficiente  número que  opten por salidas voluntarias, la producción nacional decaería. Si los inmigrantes se van, muchas firmas tendrán dificultades en cubrir los puestos vacantes. Muchas de las posiciones requeridas por los nuevos proyectos quedarían vacantes, ya que en  el momento en que  la administración de DT alcance su zénit, el país ya  se encontraría en condiciones de  pleno empleo. Es decir no existiría una fuerza de trabajo libre de donde contratar. Algunas empresas que son fuertemente dependientes de la mano de obra inmigrante podrían tener que cerrar. En la medida que la escasez de mano de obra aumentaría los salarios, la Reserva Federal tendría que aumentar las tasas de interés para combatir la inflación.

Impuestos

DT propone: la reducción de impuestos a los ingresos “en todos los ámbitos” (para las personas ricas y pobres); el descenso de  las tasas de impuestos corporativos de forma sustancial; y “la simplificación de los bloques impositivos”. Por lo tanto, las clases altas disfrutarán de dos favores: impuestos más bajos a sus ingresos personales, e impuestos más bajos a sus firmas. Afirma que estos “estímulos” incentivaran inversiones corporativas que desatarían el crecimiento del PIB.

DT está repitiendo la vieja ficción de la teoría de “Incitar la Oferta” que sostiene que la reducción de los impuestos a los ricos produciría inversión, crecimiento e ingresos fiscales más altos. G. Mankiw (el autor de “el nuevo libro Samuelson en Economía”) ha reafirmado su rechazo de 1997 a este “aceite de culebra”: “Utilicé los frase ‘charlatanes y chiflados’ en la primera edición de mi texto de Economía para describir a algunos de los asesores económicos de Ronald Reagan, quienes le decían que los recortes de impuestos de base amplia tendrían enormes  efectos sobre la oferta de producción, de manera que los recortes de las tasas  impuestos aumentarían los ingresos fiscales. Yo no encontré tal afirmación creíble basado en la evidencia disponible. Nunca lo he comprobado, hasta la fecha.”

Después de décadas de análisis no se ha encontrado ninguna correlación entre las tasas de crecimiento y la reducción de impuestos económicos a los ricos. De hecho, la reducción de las tasas de impuestos a los afluentes  no está relacionada con el crecimiento económico, ya que no logran impulsar la economía.

Más aun,  los cortes de impuestos a los ricos disminuirían los ingresos fiscales y los fondos que se necesitan urgentemente  para educación, servicios de salud y reparaciones y reemplazos urgentes de infraestructura. Por lo tanto, el plan de DT empeorará la dañina desigualdad de ingresos que afecta a la nación en la actualidad.

Por otra parte, un estudio reciente ha encontrado que plan de impuestos de DT podría aumentar los impuestos sobre las familias de ingresos medios y bajos. ¿Cómo? La “simplificación de los bloques impositivos” reduce las tasas de impuestos a  ricos y pobres y todos los grupos verían una reducción monetaria de impuestos en promedio. Pero promedio no quiere decir que eso es para todo el mundo.

El plan del DT elevaría el nivel de impuestos más baja al 12% del 10%. Y se eliminaría la condición jefatura del hogar, que hoy beneficia a padres solteros con dependientes, comparado con una clasificación de soltero a secas. Y la derogación de las exenciones personales, cancela reducciones que valen $ 4050 por cada padre y dependiente. Como resultado, por ejemplo, un padre soltero que gana $ 75,000 con dos hijos en la escuela media vería un aumento de impuestos de $ 2,440.

Por lo tanto, muchas familias de ingresos medios y bajos pueden esperar un aumento de sus impuestos en virtud de Trumponomics. Como se suele decir: “el Diablo está en los detalles”.

Apartándome del propósito de esta serie, concluyo señalando que en mi opinión las  providencias propuestas  por  DT (así como las de HC) resultaran ineficaces para revertir  el endémico  deterioro de la economía que ya dura más de medio siglo. Son medidas que aluden a los síntomas, no a las causas del deterioro. Lo que se necesita es la intervención directa del estado en industrias identificadas y consideradas vitales para el desempeño de la economía nacional a mediano y largo plazo. Este proceso estratégico ha sido utilizado en su momento por Francia, Sur Corea e Israel con sobresalientes resultados. Pero se trata de Planeamiento Industrial, por lo que siempre recibe un NO rotundo en los presentes círculos de poder de este país. En el capitalismo, se cree que la industria privada, no el estado, genera el crecimiento de la economía

A propósito, el más grande sector de la economía, el sector inmobiliario, recibe “de facto” Planeamiento Industrial. El Estado en sus diferentes niveles apoya, concibe, financia y supervisa la producción de  unidades de vivienda en toda la nación. Se trata de un dinámico 13% del PIB vital para la economía de los EE.UU.

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s