El fenómeno Trump: mandando a la lona a la “farsante Hilaria Clinton”

Esta nota es la cuarta de una serie sobre Donald Trump (DT), el candidato republicano para las elecciones del 08nov16. Se reseña lo que va a intentar hacer con Hilaria Clinton (HC) en las próximas semanas para repetirse el plato con el que almorzó a sus 16 contendores republicanos.

Cuando a principios de agosto cometió una serie de graves equivocaciones y desatinos (mandó hacer callar a una criatura que lloraba), algunos se regocijaban creyendo que sus candidatura iba a implosionar.

Bueno este candidato está proyectando la imagen que un DT mejor está emergiendo, con ideas prácticas y realizables para el beneficio de de todas las etnias; para ayudar a todos los que desconfían de los políticos tradicionales.  Por supuesto que continua  con su rechazo a una campaña normal, lo que apuntala su libertad de utilizar  violencia verbal e intolerancia. Y eso es precisamente lo que más admiran sus seguidores.

No hay duda que DT ha tenido un notable repunte en los últimos días. En el voto popular, las encuestas de hoy señalan que HC llevan una ventaja de solo un 2%, lo que equivale a un empate técnico. Como ya he señalado en mi nota anterior, en los EE.UU. esa carrera no es definitoria ya que lo que determina la victoria es el conteo de los 538 miembros del Colegio Electoral (gana el que reúne 270 votos). En ese escenario, DT también ha repuntado. A fines de agosto el algoritmo estadístico en tiempo real del NYT pronosticaba las chances como 90%HC-10%DT. Hoy vaticina 73%HC-27%DT.

Entonces, ¿tiene DT expectativas realistas de voltear la tortilla? Positivo. Existe esa definida posibilidad debido a dos importantes factores.

Hilaria Clinton es una “presa fácil” por su larga y controvertida carrera

Eso fue evidente en su contienda con B. Sanders. Para considerables masas del país, HC cuenta la misma fábula de Obama- vago Bush- B. Clinton-  GHW Bush- Reagan. Esos votantes no creen que HC signifique un cambio en su endémico declive económico donde se encuentran empantanados.

La irrelevancia de HC salta a la vista cuando uno hace al elector una simple pregunta: ¿cuál es la actuación en particular por el que Ud. respeta a la candidata? He hecho esta averiguación con una docena de personas que definitivamente van a votar por ella y no he obtenido una sola respuesta significativa. Yo mismo (que también voto por HC) no la tengo.

Hubo si en 1993 una acción en la que demostró imaginación y coraje: su “Hillarycare”, un plan para reformar el sistema de salud nacional. Por razones varias que no es el caso debatirlas aquí, el  proyecto acabo en un completo fiasco. La principal razón fue sin duda su incapacidad política y su descomunal arrogancia.

Reciénteme su amiga la cantante Cher dijo lo siguiente en un  reunión de recaudación de fondos para su campaña: “Ella quedó tan apaleada por los republicanos por tratar de reformar el sistema de salud; y ella nunca se imaginó que la derrota sería tan personal; me dijo que quedo como traumada”.

Y ni así ha aprendido la lección. Hace unos días salió a la luz un eml del ex-Ministro de Relaciones Exteriores C. Powell, (el cual ha quedado envuelto en el lio del infame servidor de emls) quien escribió: “Parece que HC enreda con su arrogancia todo lo que toca”.

Como Ministra de Relaciones Exteriores visitó 112 países y voló cerca de un millón de millas por 2,084 horas (cuando debería haber estado trabajando).  Pero ¿qué cosa hizo de consecuencia real? Su sucesor J. Kerry ha obtenido victorias y desilusiones, pero siempre trabajando incansablemente. HC ha tenido varias metidas de pata, quizá las más connotadas las de Libia. Y allí fue su momento “vini-vidi-vici”. Entre estruendosas carcajadas cogidas en un nítido video, ella declara: “Llegamos, miramos y se murió” aludiendo al asesinato de un notable tercermundista, pero antes que nada de un ser humano que había sido ultimado como un perro. ¿Se la puede llamar una buena cristiana?

Finalmente, está el tema de cuál es su verdadera salud.  Otra “neumonía” y queda claro que ella no está en capacidad de servir como presidente de los EE.UU.

La robustecida estrategia de Donaldo Trump del “Gran Mentiroso”

Uno de los “principios” del Dr. J. Goebbels, el Ministro de Propaganda de la Alemania Nacional Socialista, era: “Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad”.

Bueno, ese concepto esta precisamente en  el corazón de la estrategia de DT para llegar a la Casa Blanca. Para todos los que siguieron la contienda republicana debe estar clara la eficacia de esa destreza. Ahora en la carrera final, luego de un corto sabático, DT ha retornado con nuevos bríos y una estrategia robustecida.

Goebbels creía que si las mentiras eran flagrantes y atroces, ellas serian aceptadas, porque nadie podría creer que existían mentirosos de tal tamaño. La técnica de DT es algo diferente. El miente sin parar todos los días pero mayormente en mentiras de tamaño medio lo que constituye  un desconcertante flujo continuo. El es un soberano sinvergüenza que nunca reconoce sus mentiras, ni mucho menos pide disculpas. Lo peligroso es que los medios de comunicación normalmente vacilan en llamar al pan, pan, y al vino, vino. Y así, su mitomanía se asienta ofuscando a los ingenuos y ganando espacios en la ciudadanía.

Para los que tienen dudas en la eficacia de su ofensiva, señalo la revelación que trajo la última encuesta de CNN sobre quién es el candidato “más honesto y confiable”. Opina el 50 % del electorado que ese es nada menos que DT. ¡HC está muy atrás con el 35%! ¡El público considera más honrado al mentiroso patológico que a la farolera! Este discernimiento es totalmente contrario a evidencia concreta. Analistas han encontrado que solo 13% de las afirmaciones de HC resultaron falsas en comparación con 53% de las de DT. Así mismo, 50% de lo declarado por HC resultó plenamente verdadero en comparación con 13% de lo dicho por DT.

Quizá el mejor ejemplo de sus mentiras fantásticas es la afirmación de que Obama no nació en los EE.UU sino en Kenya . La historia tuvo su origen en el 2008 cuando extremistas veían impotentes como la candidatura de Obama se solidificaba y alegaron que su certificado de nacimiento estaba incompleto. El tema (llamado “birther”) había quedado totalmente desacreditado hasta que DT lo  resucitó en marzo del 2011 afirmando  que él tenía datos fidedignos de que Obama nació en Kenya y que él lo iba a probar ya que: “… mis investigadores no pueden creer lo que están encontrando en Hawai”. El chiste creció hasta que Obama presentó su certificado completo  el 27abr11 y declaró molesto: “No vamos a resolver nuestros problemas si nos distraemos por espectáculos secundarios y hacemos caso a pregoneros de carnaval”. Tres días después, Obama se burló de DT cruelmente en la cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca. DT se retiró humillado. Pero ¡en seguida continuó alegando que el certificado era falso; y persistió hasta el 2016!

DT acaba de reconocer (después de cinco años) que: “El Presidente Barack Obama nació en los EE.UU., punto final”. Pero, como era esperar, sustituyó una mentira con otra mentira: “HC fue la que originó la controversia en el 2008”.

La historia debe completarse con las siguientes aclaraciones:

  1. En el 2011, en las pocas semanas de su alegato inicial, las encuestas colocaron a DT a la cabeza de los aspirantes republicanos. Evidentemente la mentira rindió sus frutos aunque al perder credibilidad su absurda tesis, los otros candidatos repuntaron y DT se retiró al poco tiempo.
  2. Se ha establecido que DT en el periodo de su campaña del 2011 hizo llamadas diarias a un oscuro periodista amarillista para encontrar: “…una pistola humeante con un fogonazo que resuene entre la gente”. El periodista quedo impresionado por la frenética actitud del billonario que gastaba horas discutiendo el tema.

¿Sera que DT no tiene bien enroscada la cabeza? ¿Sera que Ted Cruz esta en lo correcto?

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s