El mundo de Facebook

El artículo adjunto de “El Trome” de Lima pasa revista de cómo es que ha evolucionado la ocupación del reportero gráfico Gary en el último cuarto de siglo. La autora señala que hace unos 25 años:

“…No existían las [cámaras] automáticas de ahora que trabajan con tarjeta. El reportero, a su vez, solo tenía su libreta de apuntes y un lapicero. Algunos usaban grabadora. Pero ni hablar de los teléfonos celulares porque no existían. Hoy las nuevas generaciones de periodistas salen a cubrir las informaciones con teléfonos inteligentes que, en realidad, son pequeñas computadoras que están permanentemente conectadas a Internet, y que además permiten tomar fotos y grabar videos de calidad. Esos materiales pueden ser enviados a las Redacciones en solo segundos, sin la necesidad de que el reportero regrese a base”.

La periodista no menciona “Skype”, la ubicua herramienta de transmisión en tiempo real de texto, sonido e imágenes que este servidor utiliza desde su celular una docena de veces diariamente.

El artículo menciona el trabajo del periodista-reportero solamente. Yo puedo añadir otros tres casos que he observado directamente en el desempeño de brillantes profesionales que prácticamente dependen de su teléfono “inteligente”.

  1. Un contador de Chicago que ha subido a la nube las declaraciones de impuestos y las hojas contables de todos sus clientes.
  2. Un profesor universitario de NY que mantiene en todo momento la correspondencia pertinente de sus colegas y alumnos.
  3. Un exportador peruano que viaja frecuentemente al extranjero, y que necesita tener los últimos datos de sus negocios en “la punta de los dedos”.

Recapitulando, estos hombres de éxito han logrado su posición actual, en buena medida, por el uso completo de una herramienta imprescindible del momento: el teléfono “inteligente”.

Se trata nada menos de un requerimiento vital para el profesional que quiere seguir en carrera: “o te renuevas o te mueres de hambre”.

¿Exagero? Recordemos que la economía moderna es un enorme escenario donde existe un sinfín de mercados actuando concurrentemente. El que tiene el mayor número de actores es el laboral. Allí competimos ferozmente por vender nuestros servicios de mercachifles, carpinteros, gasfiteros, sacerdotes, ingenieros, médicos, etc., etc., en los mejores términos posibles.

La Teoría Valor-Trabajo de Carlos Marx (pero sustentada también por Aristóteles, Smith, Ricardo, Walras) expone claramente el escenario en los mercados laborales. Esta proposición considera que el valor (es decir el “equilibrio” al que debe llegar el precio) de un bien o servicio se puede medir en la cantidad de trabajo que lleva incorporado.

Pero no el de cualquier persona sino el de aquel que utiliza el tiempo de trabajo socialmente necesario Este es el que se realiza bajo la fuerza productiva de la intensidad del trabajador promedio. Nótese que la fuerza productiva que aporta el trabajador individual depende del desarrollo de la ciencia y sus aplicaciones tecnológicas, y la destreza personal en utilizarlas de cada actor en el mercado.

Por lo tanto, si te duermes en tus laureles, el vecino te va a aventajar puesto que su trabajo va a ser socialmente más productivo (económico). Así, el patrón lo va preferir y te va a despedir sin ninguna contemplación.

A propósito, el capitalismo actual rechaza la Teoría Valor-Trabajo y pregona la Teoría Marginalista (sustentada en Austria en 1870) por que le conviene para sus propósitos. Como resultado, en el siglo XXI, la desigualdad avanza inconmensurablemente en prácticamente todo el mundo.

Con respecto a “El Trome”, se preguntarán boquiabiertos mis seguidores peruanos como es que este servidor, que siempre comenta artículos del NYT y de otros colosos del periodismo mundial, ha devenido a comentar una nota de un connotado miembro de la prensa amarillista peruana. Resulta que empecé a ver a mi alrededor que todo tipo de marchantes lo leían, y averiguando, me entere que era el diario de mayor circulación del país.

Se trata de un tabloide sensacionalista de propiedad de “El Comercio” (fundado en 1839) que ha evolucionado un ágil estilo que “peina” con compactos artículos la totalidad de los sectores de la población. Por lo tanto, cuando lean la interesante nota en pauta no deben de vista el carácter emocionalista de este medio (así, dice que Facebook es un instrumento para la infidelidad de hombres y mujeres, de los jóvenes, pero sobretodos de los viejos).

“Trome” es un peruanismo que significa “muy bueno”, “estupendo” (equivalente al “bacán” de Gardel). En la época de extinción de los diarios de papel tiene unas 700 mil ventas diarias. Es ahora el periódico más vendido de Iberoamérica superando a El Comercio de Lima, a Clarín de Buenos Aires, La Prensa del DF y a El País de Madrid, etc. Así, “El Trome” es un “trome”.

 

 

http://trome.pe/columnas/mundo-facebook-2078540

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s