Para mentir y comer pescado, hay que tener mucho cuidado

Adjunto una nota de la comentarista política peruana Rosa María Palacios en la que plantea razones para exigir la renuncia de Acuña a su candidatura en las elecciones presidenciales del 10abr16. Se trata de Cesar Acuña, un empresario dueño de tres universidades quien evidentemente cometió plagio en su tesis doctoral en la Universidad Complutense de Madrid.

En la puja hasta la fecha, Acuña es (o era) probablemente el candidato con mayores probabilidades de pasar a la segunda vuelta, y así lograr la presidencia derrotando a la controvertida Keiko Fujimori. Su principal atributo provenía de sus cargados cofres. Había contratado los servicios del “pope” de los asesores de campaña de la región, el argentino Felipe Belisario Wermus (nombre mediático: Luis Favre).

Este consejero de larga data de Lula (lo nombró “Asesor Especial” a la presidencia) parece conocer más que nadie al electorado peruano. Llevo a la presidencia a Ollanta Humala en el 2011, y logro el semi-milagro de derrotar la inminente revocación de la alcaldesa Susana Villarán en el 2014.

En su nota, Palacios pasa revista a los hechos del plagio como se conocen hasta la fecha. Ella (y otros) dan por hecho que Acuña plagió, cometiendo flagrante quebrantamiento de ética profesional para obtener su doctorado. Estimo que esa evaluación es correcta.

Personalmente, ella admite que Acuña le metió el dedo en la boca por lo que escribe:

“A principios de diciembre, cuando escribí sobre Acuña señalé como uno de los méritos de su biografía el haber superado las carencias de la universidad pública peruana y logrado un título de doctor nada menos que en la prestigiosa Universidad Complutense de Madrid. Tremenda hazaña, conociendo sus orígenes. Lástima que todo fuera parte de un engaño. El mito del emprendedor se cae a pedazos reemplazado por el del criollazo, el vivo, el tramposo

Me siento confundido respecto a cómo Acuña paso el contrabando a nada menos que la Complutense. ¿Cómo es que ocurrió eso?

En mi experiencia personal en Columbia de hace cuatro décadas estimo que es prácticamente imposible embaucar a un profesor asesor el cual cuenta con pleno comando del tema. Este se daría cuenta del gato encerrado luego de una corta entrevista. De la experiencia de mis hijos en Stanford y Michigan estimo que este control es hoy en día aun más preciso debido al eficaz uso de programas anti-plagio.

Otorgar un doctorado en esas universidades equivale a conferir la cúspide de su prestigio. Debido a la ofuscación presentada por Acuña y sus fuentes, no queda claro si él era un estudiante verdadero. Si las sospechas se confirman, sería evidente que algo anda muy mal en la Complutense. Alguien metió la uña. Los chanchos no vuelan. Acuña mueve serio cacao.

A propósito, la Universidad Complutense está en Alcalá de Henares, Madrid. Se encuentra sobre lo que fue la ciudad romana de Computla que tuvo su apogeo hace unos 2,000 años. Es el centro intelectual de la nación. El Rey de España entrega el Premio de Literatura Cervantes allí cada 23 de abril.

La posibilidad de compra o plagio de tesis de grado es algo considerado gravísimo en esos altos centros de estudios de los EE.UU. y del mundo, puesto que atenta contra su integridad. Recuerdo a una conversación que tuve con un profesor que retornaba de una estadía en Moscú, hace cuatro décadas. Contó de los amargos comentarios de sus colegas soviéticos de que los mejores centros de enseñanza del país estaban copados por la “elite”, no la académica, sino por la prole de otra “elite”, la política. Me vienen a la mente sus palabras: “En los EE.UU. esas condiciones son impensables. Si esas contradicciones no se revierten, la Unión Soviética no tendrá chance de competir con los EE.UU por el liderazgo mundial”. Proféticas palabras.

Volviendo al plagio, Palacios menciona las plataformas que se usaron contra Acuña para detectar sus ardides de “copiar y pegar” fuentes de Internet. Estas y otras más son ahora de amplio uso en el mundo intelectual para la desdicha de millones de potenciales plagiadores.

Pero también existen contramedidas para rendirlas inoperativas. Por ejemplo, el servicio Grammarly brinda apoyo “on line” para verificar gramática y redacción. Pero también incluye “recursos para detectar plagiarismo”. Yo utilicé Grammmarly en un período de prueba y aprendí como usar esos “recursos”. Se puede seguir alterando la estructura, lingüística, proceso, etc. etc., hasta que el guiso pase.

La inminente salida de Acuña de la contienda electoral complica la ecuación. Ahora se ha tornado probable el paso de Alan García a la segunda vuelta y su victoria sobre Fujimori. Sus partidarios que ya estaban frenéticamente trabajando se van a sentir super-vigorizados, pues el objetivo estaría a tiro de gol. Sería la tercera presidencia del Delincuente de la República, un malandrín peor que Acuña. Para morirse de vergüenza.

Concluyo suministrando al pie el URL del blog de la autora de la nota. Una simple y excelente presentación que puede servir de inspiración para aquellos blogueros en embrión.

http://rosamariapalacios.pe/2016/01/27/porque-acuna-debe-renunciar-ahora/

http://rosamariapalacios.pe/

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s