STEM y la palabra escrita

“STEM” es un acrónimo en inglés que significa: Science, Technology, Engineering and Math (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), el sector económico al cual este país apunta su artillería en este siglo XXI. “Stem” significa también pedúnculo, o tallo brotante. “Stem Cells” son las “células madres”, las fenomenales componentes de las formaciones embrionarias y de los de tejidos de “reparación’ de los adultos.

El artículo adjunto de la revista “Civil Engineering News” trata sobre el incierto suministro del agua en el Norte-Central de Texas que comprende Dallas-Fort Worth”. Cuando leí este trabajo me dispuse a escribir “¡Agua para Dallas!” (uno más de mi serie sobre el vital liquido elemento) en el lugar de la exitosa serie de los ochenta: “Dallas”, y del asesinato del Presidente Kennedy.

Pero había sido que la región no es árida (llueve tanto como en Chicago) por lo que cuenta con esos hermosos pastales que se ven en la película. El problema es el crecimiento acelerado de la gran urbe que cuenta actualmente con una población como la de Lima, y que para dentro de cuatro décadas albergara a 13 millones. Estos afanosos tejanos con muy buen criterio se están aprestando a construir un espectacular complejo de 130 millas (una “water solución” de 210 km) de enorme tuberías para reclamar 350 mgd (millones de galones diarios) de lagos vecinos. Como esta “ayudita” solo suministraría agua para unos 4 millones, ellos saben que el resto debe lograrse economizando el preciado fluido.

Llamó mi atención la calidad de la exposición que obtiene el autor, un P.E. (ingeniero licenciado) como este servidor. En tres páginas, el lector no solamente se “desayuna” sobre el tema, sino que consigue un respetable manejo del complicado panorama. Fue así que arribe a la ponencia de esta nota: un profesional de STEM puede (y debe) escribir bien. Anoto mis argumentos

  1. Debe entenderse que en estos menesteres “escribir’ no es solamente evacuar la palabra escrita Hoy se puede utilizar magníficos recursos digitales y gráficos: URL’s, fotografías, mapas, diagramas. Es necesario un buen manejo de Internet y de algunos de los estupendos programas de computación disponibles.
  1. Así, la Figura 1del artículo hace excelente uso de colores (total 11) para explicar y “animar” las participaciones de los 11 actores del proyecto. “Color es inteligencia” decía un prestigioso colega hoy nonagenario.
  1. Se debe escribir al estilo Hemingway, con oraciones precisas (estructuración simple del conjunto sujeto-verbo-predicado), componiéndolas tan cortas como sea posible. Y también, como Hemingway, revisar la versión final línea por línea por lo menos tres veces.
  1. El estilo es la nota personal de la pluma. Se podría seguir el procedimiento que se enseña en secundaria en este país, el del “Ensayo Expositivo”. Se componen tres partes: el tema (primer párrafo); el tópico (los 4 a 6 párrafos siguientes) que aborda-compara-discute el tema; y la tesis (el párrafo final) que expone las conclusiones del ensayo. Nótese que esta estructura, que aunque siempre eficaz, puede resultar tediosa para enfoques imaginativos que a veces se requiere.
  1. Como estilo, Uds. podrían elegir una ordenación de párrafos enumerados como lo que estoy aquí utilizando. Valga la información de que este estilo fue utilizado por personajes históricos de relevancia como J. Stalin, A. Einstein y otros. Pero, otra vez, esta estructura podría resultar inadecuada para narrativas realimente creativas.
  2. Dale Carnegie (el autor de “Como Ganar Amigos e Influir Sobre las Personas”, 1936) nos ha brindado un verdadero consejo de oro el cual recomiendo vívidamente. El pide que “dramatices tus ideas”. Aconsejo poner en la empresa el elemento personal con vigor e imaginación (alma, corazón y vida). Por supuesto con mesura, sin melodramas.
  1. A continuación hay que publicar el trabajo en un medio de relevancia en el ámbito profesional correspondiente. Esto no es fácil ya que hay marginaciones pueriles y elitismos. Pero en un comienzo, en esta era Internet, uno puede hacerlo en un blog propio como el mío. Allí uno es director-editor-periodista para escribir a sus anchas y quedar publicado. Utilizando un “shortener”, el largo URL del blog queda compactado a 12 caracteres, el cual es fácil de lanzar al universo cibernético.
  1. El artículo (si está bien escrito) se constituye en un activo muy valioso para engordar el CV. Basado en mi experiencia de examinador de centenares de CV’s, afirmo que un profesional que escribe lo que ha hecho se manda para la punta. Allí el autor registra en detalle lo que ha hecho; y mejor aun, anticipa lo que puede hacer. En realidad fue mi reciente observación de flacos CV’s de esforzados seguidores lo que me indujo a escribir esta nota.

Resumiendo, el profesional de STEM debe escribir bien si quiere crecer como un tallo brotante. Está de por medio su carrera y bienestar económico.

“Audacia, audacia y mas audacia”. Dantón

http://cenews.com/article/10194/north-texas-water-solution

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s