¡Agua para California, Colorado, Arizona, Nevada,…!

El artículo adjunto del NYT informa sobre una preocupante falencia para hacer frente a la carestía de agua en la Zona Oeste del país derivada de las presente sequias y el calentamiento global. Se trata de que los cuerpos especializados del gobierno federal y los gobiernos estatales no sepan a ciencia cierta cuánta agua se tiene disponible. Es el resultado de una confusa contabilidad consentida por intereses políticos en los estados de la región.

Un momento: “Si usted no puede medir, entonces no puede gestionar”, reza un ineludible aforismo en este país desde hace más de un siglo. Entonces, ¿cómo se va a encarar lo que viene?

El agua (dulce) que Dios Nuestro Señor nos entrega piadosamente es acumulada en dos tipos de depósitos: [A] debajo de la tierra en acuíferos; y [B]: en lagos, reservorios y ríos en la superficie. Después de varios años de atroces sequias en California y en la cuenca del Rio Colorado, los usufructuarios han empezado radicalmente a tomar cartas en el asunto. El conflicto es más serio en California donde amparado por la vacilación del las autoridades se están cavando pozos en gran número, sin ningún sonrojo. La NASA (si, la que llegó a la Luna) estima que en este año, un 60% del agua que se está utilizando en California proviene de [A]. Los peores indisciplinados son los agricultores, los cuales ejercen una enorme influencia política.

El artículo se centra en el doble conteo de los recursos hídricos. Los reguladores y legisladores estatales de la región han ignorado la verdad básica sobre cómo se cuantificar las aguas disponibles: en muchos lugares, las aguas en acuíferos y la de los lagos y reservorios circundantes no son suministros separados sino partes interconectadas del mismo sistema.

El artículo describe cómo es que ocurre esto. Se trata de procesos de filtraciones de lluvia y lagos que explico en el gráfico adjunto: “How much water we’ve got to work with?” (¿Con cuánta agua contamos?). Lo problemático es que la situación no sido encarada y ni estudiada debidamente, aunque se puede afirmar que los estimados actuales están en cierto grado recargados por la incertidumbre prevalente.

Una eminente autoridad hidrológica (y ex-director de los programa acuíferos de la Zona Oeste del país) enfatiza sin rodeos la importancia de una honestidad básica en el conteo del agua. Este caballero afirma: “Si no conectamos los fuentes [en y debajo de la superficie], entonces no entendemos el sistema…. Y si no entendemos el sistema no sé cómo demonios podemos a hacer ningún tipo de juicio sobre las cantidades reales disponibles para afrontar la situación”.

En los EE.UU., las aguas de los ríos interestatales como el Río Colorado son reguladas por la Oficina de Restauración (“Bureau of Reclamation”, BoR), una entidad federal a cargo de la conservación de los recursos hídricos mediante la construcción y operación de represas y canales. Un rio ó lago dentro del territorio de un estado queda sujeta a las autoridades estatales correspondientes. Le toca al BoR repartir las aguas del Rio Colorado lo que viene haciendo correctamente bajo el principio que en proximidad las fuentes susodichas son una sola. Así, las aguas que alimentan la pequeña ciudad limítrofe de Needles que son obtenidas de pozos artesianos corresponden a la cuenca del Rio Colorado, por lo que se las contabiliza dentro de la porción que le corresponde a California.

Si las sequias continúan, las agua superficiales van a seguir disminuyendo y el consumo de las subterráneas van a seguir creciendo. Las autoridades estatales tratan de hacer frente a la crisis de distintas maneras: penalizar a la agricultura de productos que requieren irrigación intensiva (almendras, olivas, arroz), leyes arcaicas preferenciales, programas de infraestructura para evitar fugas en tuberías y canales.etc.  Pero según el artículo, nada es más importante que  aceptar el hecho de que los recursos hídricos (en o debajo de la superficie) están interconectados, y deben ser administrados conforme a este principio.

El articulo concluye: “Hasta que los funcionarios estatales replanteen su estrategia, parece poco probable que haya una solución real en la crisis de recursos hídricos de la Zona Oeste del país”

Por el momento prevalece un desconcierto pues cada grupo solo vela por sus intereses. En California Central hay en este momento un “todos contra todos” para echar mano a los acuíferos. Si la sequía se agrava en los próximos años, la sangre puede llegar al río, como en el Viejo Oeste de las películas. Esta dentro de lo concretamente posible que Las Vegas (una ciudad de 600,000 habitantes) se quede sin agua en unos años. Dios no lo quiera.

Quisiera aquí compartir la impresión que tenemos los peruanos costeños (habitantes del desierto) sobre la aguas subterráneas. Nos es muy difícil imaginarnos que debajo del terreno súper-seco que nos rodea haya realmente agua. Pero así es. Como ejemplo concreto se puede mencionar los vergeles que en 1985 florecieron en medio del horripilante desierto de Sonora gracias a los pozos artesianos perforados por el Cartel de Guadalajara. Estos empresarios innovadores los utilizaron paya cosechar la marihuana “sin pepas” que causaba furor al norte del Río Grande. El agente secreto de la DEA Enrique Camarena descubrió el lugar y obligó a las autoridades a meter candela a los campos. El capo Rafael Caro Quintero secuestró, torturó y asesinó a Camarena en represalia. Los yankees lo capturaron en su escondite en Costa Rica y lo entregaron a México, que lo condenó a 40 años. Vean los vergeles y todo el resto en la película: “Drug Wars: The Camarena Story” (1990).

En un desolado rincón limeño que se asemeja a la Luna, un colega perforó un pozo artesiano para montar una granja de codornices (conteniendo millares). Como sus huevos y carne estaban en alta demanda, obtuvo pingües ganancias a pesar de los altos costos del pozo. A propósito, este ingeniero es uno de la docena de mis colegas que, en búsqueda de pasturas más verdes, mandaron al cuerno la profesión de Arquímedes, Tesla y Von Braun.

http://www.nytimes.com/2015/07/19/opinion/sunday/how-the-west-overcounts-its-water-supplies.html?_r=0

Con cuanta agua contamos

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s