Acabemos con la tiranía de los emls que llegan en las 24 horas, los 7 días de la semana

Hoy es Día del Trabajo en los EE.UU. Con esa ocasión, el NYT publica el artículo adjunto con el título en pauta. Bueno, allí pueden Uds. apreciar que el atropello del trabajador es prácticamente igual en USA que en el país más atrasado del tercer mundo.

Los emls caen en cualquier momento requiriendo “urgentes” respuestas. Los trabajadores viven acosados por emls que suelen llegar aun cuando ellos están cenando, por lo que deben mirar sus celular debajo de la mesa, de reojo nomas. Notar que existe una vena de profundo resentimiento ya que revela en los jefes “… una total falta de decencia humana y un brutal desprecio de equidad laboral”.
Hay un lado positivo en el artículo cuando se informa sobre prácticas adoptadas en importantes firmas de Alemania y Canadá. Se desconocen o rechazan emls que llegan a destiempo. Dice un vocero de Daimler–Mercedes Benz: “Así los empleados retornan a su trabajo con un espíritu optimista”.
¿Chances que eso ocurra en USA? MUY remotas
¿Qué paso con el pivotal avance de la humanidad que consiguió la jornada de ocho horas? Una breve reseña de esta lucha es oportuna. Por décadas, los trabajadores de los EE.UU. habían perseguido una reducción de las horas de jornada bajo el lema: “Ocho horas para trabajar, ocho horas para reposar, ocho horas para dormir”. Finalmente, el movimiento laboral arrolladoramente decretó que desde el Primero de Mayo de 1886 se iniciarían huelgas para lograr ese objetivo. Ese día, las labores pararon y 500,000 trabajadores marcharon en todas las ciudades del país. En Chicago, un centro de radicales, desfilaron 80,000 y se decretó una huelga en la fábrica McCormick de máquinas cosechadoras. El 3 de mayo perecieron dos (o seis) obreros en violentos encuentros frente a la fábrica. Al día siguiente, el 04may1886, en otra manifestación de protesta en la plaza denominada Haymarket, una bomba fue lanzada contra la línea policial. Estos abren fuego sin cuartel resultando siete de ellos muertos (igual que en Attica, NY en 1971) y cuatro obreros. Se detienen arbitrariamente a los ocho líderes de la huelga, se le somete a juicio y se les condena a muerte por su autoría intelectual. A tres se les conmuta la pena y uno se suicida. Los otros cuatro son ahorcados el 11nov1887.

Como las protestas estallaron en todo el país y el mundo, el Presidente Cleveland temeroso de que el Primero de Mayo se convierta en una fecha peligrosa para conmemoraciones violentas decretó rápidamente que el día del trabajador en toda la nación iba a ser el primer lunes de Septiembre.

Conviene recordar que esta barbárica injusticia no es la única en la historia del país. Con juicios similarmente amañados, N. Saco y B. Vanzetti, y Julius y Ethel Rosemberg fueron ejecutados en 1927 y 1953 respectivamente. Los capitalistas atropellan sin andarse con sonrojos cuando ven peligrar sus privilegios.

Otra forma de expropiación de plusvalía (“surplus value”) es la capacidad de los teléfonos Nextel de ser usado como “2-way radio” para “enlazar” (como al ganado) al empleado en cualquier tiempo o lugar. Este “avance tecnológico” es la pesadilla de centenares de millones en los EE.UU. y el mundo entero. Su función “push to talk” (presione para hablar) se ha “embellecido” para actuar ahora sobre docenas de “contactos”, en vez de 2. Y también internacionalmente. Conozco un yankee con operaciones en Latinoamérica que les cae encima a sus pobres “asociados” con solo un golpe de Nextel.

No se debe aceptar atropellos. Yo en Chicago donde tenía que manejar horas recibía inoportunas llamadas de trabajo cuando estaba conduciendo. En Illinois es ilegal usar celular al timón. Después de una rápida respuesta informaba: “Estoy conduciendo, voy a colgar”. Si insistían, les decía. “No voy a violar la ley, cuelgo”.

El trabajador, aunque presionado por mantener su trabajo, debe protestar y negociar. Soluciones como las institucionalizadas en Alemania y Canadá son ciertamente posibles. Caso contrario, debe buscarse el amparo de la leyes ya que estamos hablando de robo de trabajo (“work theft”). Afirma E. Schneiderman, el Fiscal General de NY: “Estoy sorprendido de lo mezquino y abusivo de algunas de estas prácticas… Cortar esquinas se ve cada vez más como un signo de libertarianismo [doctrina de rechazo a la autoridad] y no de robo, lo que realmente es”.

Así pues, los capitalistas han de facto traído abajo las victorias de los trabajadores de los siglos XIX y XX que costaron literalmente sangre, sudor y lágrimas. En este Día del Trabajo del 2014 hagamos honor a esos luchadores que lo arriesgaron todo para obtener una jornada digna de ocho horas. Caballeros, estamos hablando derechos arrancados a los capitalistas hace tres cuartos de siglo. ¡Abajo esta tiranía!

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s