29 Minutes That Shook Brazil

[El material de esta nota es técnico. Para entender el contenido debe tenerse a la mano la conformación de los equipos].

“Veintinueve minutos que conmovieron a Brasil”. Es el título del artículo adjunto en el que el NYT trata explicar el “Mineirazo”. El título es impreciso. Más correcto hubiese sido: “SEIS minutos que FULMINARON a Brasil”.

El periodista usa un aforismo común del idioma inglés que también fue utilizado por J. Reed en su clásico sobre la Revolución Rusa: “Ten Days That Shook the World”.

Si, todo acabó en seis minutos. Ya que estamos históricos, recordemos que fue también en solo seis minutos que los yankees hicieron volar por los aires a 3 portaviones japoneses en Midway, el 4jun1942. Ese día Japón definitivamente perdió la Segunda Guerra Mundial. Grandes catástrofes pueden precipitarse en solo momentos.

En el día de la semifinal ambas escuadras salieron al campo presentando configuraciones 4-2-4. Obsérvese que cada defensor tiene su lugar definido, y en términos generales sabe a que jugador o jugadores tendrá que marcar. Todos tienen definidas sus responsabilidades de forma expresa.

Los problemas comienzan temprano pero en forma habitual. En el minuto 11 Alemania consigue su primer gol al cobrar un tiro de esquina. Observes que D. Luis aparece marcando a T. Muller pero que este se le escapa ya que M. Klose lo bloquea. Cuando llega la bola, Muller esta solo para clavarla fácilmente. Un brillante culminación de una jugada ensayada que los alemanes usan frecuentemente (sus 2 goles en la final México 86 fueron de tiros de esquina). Las tribunas enmudecieron por un momento pero enseguida retornaron los canticos desafiantes.

Brasil jugo los próximos 12’ sacudido pero alerta. Es en el minuto 23 en el que ocurre el segundo gol, cuando se desencadena la tragedia. Muller se desplaza en el área penal con Marcelo detrás pero logra habilitar a Klose quien elude a tres y puede efectuar hasta dos disparos. ¿Dónde estaba Dante y D. Luis? 2-0.

Un minuto después P. Lahm se desborda a la derecha y sirve al centro. Muller la pierde pero T. Kroos recoge el balón encontrando libre el segundo palo. Había 5 defensores pero mal colocados. 3-0

Susana Osako, una modelo paulista para eso ya estaba segura que algo andaba horriblemente mal. Dice que pensó: “Nuestros jugadores parecían cucarachas abobadas en el campo. Me di cuenta que solo un milagro podría salvarnos”. Pero no hubo milagros en ese día. Las cosa iban a ponerse peor, mucho peor.

Luego de poner en juego la bola en el centro de la cancha, T. Kroos roba la bola a Fernandinho y ejecuta un perfecto toma-y-dame con Khedira. Este eludiendo a dos defensores fusila al arquero. ¿Dónde estaban Marcelo, Maicon y D. Luis? (se logra ver a D. Luis en la foto pero a unos 8m detrás). 4-0

Tres minutos después con la defensa brasilera desecha, Ozil y Khedira cargan. Khedira encuentra un hueco y aprovecha. ¿Dónde estaban Marcelo y D. Luis? 5-0

R. Da Silva, un portero en Brasilia había salido a dar un paseo rápido para relajarse cuando empezó el drama. Cuando regresa, encuentra a su hermana llorando violentamente y temblando. Comenta: “Creí que había enfermado de repente…Nunca he visto este tipo de desesperación”.

¿Qué cosa fue lo que paso? Responde Scolari: “Si pudiera explicar lo que pasó en esos seis minutos, les respondería. Pero NO lo sé”.

Eso suena a un caso de la proverbial amenaza en “El Padrino” de J. Waltz a T. Hagen: “… Uds. nunca sabrán que cosa fue lo que los arrolló”.

Bueno, yo ya he tocado ese tema en mi nota de anteayer. Hay en el alma del bandeirante un algo como una aprensión latente que los hace paniquearse y paralizarse. ¡Están malditos!

En el 2000, Moacir Barbosa el arquero del Maracanazo, murió medio siglo después del fatídico día. Se fue rememorando su triste existencia de todas esas décadas, que había sido “como vivir en una prisión”.

A Scolari le espera eso o peor. Ha trascendido que la dirigencia deportiva le ha ordenado que deje el país. ¿Un destierro por vida, como el del “Cid Campeador”? ¡Que pida perdón arrodillado, un año sin parar!

Otro que va recibir palo sin compasión es el “capitán” D. Luis. ¿Por qué no convocó inmediatamente el bloque 4-2 a sus puestos después del primer gol, y controló el pánico entre las “cucarachas abobadas”? Necesitaban los alaridos del búlgaro H. Stoichhov (actual comentarista de Univisión-EE.UU.) cuyo equipo eliminó a Alemania en USA 1994.

Me toco estar presente luego de la debacle de la selección de T. Santana en España 82. Escuche absurdas excusas como: “El mundial no sirve. Como una selección como la nuestra puede quedar afuera por perder solo un partido”. Les tomo semanas para regresar a la normalidad.

Esta recuperación será más larga y cruenta. Que se despida Rousseff de Brasilia.

http://www.nytimes.com/2014/07/10/sports/world-cup-2014-five-german-kicks-felt-in-brazilian-guts-everywhere.html

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s