En Búsqueda del perfecto CHAP (“Chancho al Palo”)

Fácil. Luego del abrumador éxito del CHAP en la Feria Mistura 2013 se publicaron fuentes como el artículo adjunto de El Comercio de Lima. Como tres de los cuatro “restaurantes emblemáticos” están en Huaral (a 80 km de Lima), elegí el único en el perímetro de la capital, el de Puente Piedra-Carabayllo.

Tocó la casualidad que mi compadre R. Esponda conocía a Carlos Ramírez (el creador del fenómeno) desde hace más de 40 años cuando era un joven policía destacado en Huaral. El era un pensionista de su restaurantito y gozaba de excelentes platillos entre lo que destacaba un “proto CHAP”. Este era el “Chancho Enterado”, preparado en un hueco cilíndrico precalentado con piedras donde se colgaba una fuente, y se hermetizaba el pozo con yute y tierra por varias horas (a propósito, en Paraguay se prepara la “Cabeza Yuiui” de semejante manera).

En la fotografía adjunta se aprecia a este servidor “metiendo su cuchara”. En realidad estoy literalmente dentro del horno ya que a mas de 1 m de la leña se experimenta unos 70 ºC, lo que cocinan la carne lentamente en unas 4 horas. El resultado es una jugosa exquisitez que ya ha marcado época en nuestra ancestral comida peruana. TODOS debemos probarla.

Para complementar el atracón se sirvieron excelentes vinos, también de Huaral. Eran “Semisecos Borgoña”, ahora también productos de exportación. A propósito, ahí estamos contrabandeado la denominación de origen “Burgundy” (como los chilenos) y sus varietales Pinot Noir y Chardonnay, ya que usamos nuestra uva local “Isabella”. Nos llevamos algunas botellas para degustarlas en Lima, Nueva York y Chicago.

Una reflexión sobre Ramírez, el padre del CHAP. Observa mi compadre que era una persona de escasa educación, pero con un inusual talento y entusiasmo. Le tomo varias décadas desarrollar su producto, el cual no cuenta con ningún condimento, solo sal y cerveza.

Fíjense en su tarjeta de negocios primer-mundista. Ese cuadrado con cuadraditos es una página publicitaria en Código QR, el cual es prácticamente desconocido en el Perú. Como falló el lector QR de mi iPhone acudí a mi vecino, un versátil profesional de Informática, quien NO pudo abrirla. Obviamente Ramírez apunta a los turistas y a futuros mercados internacionales. Por ahora, está ocupadísimo con su hermano Robertín en el restaurante de Huaral sirviendo a multitudes, con el de Carabayllo, y pronto con otro en Pachacamac, de más fácil acceso.

No hay duda que cuando el CHAP cruce fronteras, el humilde huaralino Carlos Ramírez estará a la cabeza. La habilidad empresarial de este sesentón tiene para rato. Un ejemplo para los muchachos peruanos de todas las edades.

 

http://elcomercio.pe/gastronomia/peruana/chancho-al-palo-restaurantes-emblematicos-degustar-este-plato-noticia-1662749

Image

Image

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s