Quien todo lo quiere, todo lo pierde

Hoy es un día histórico en los EE.UU.

Entra en funciones la “Ley para Servicios de Salud Accesibles” del 2010 (Obamacare  o “The Affordable Care Act”),  después de la feroz oposición de la derecha.

Por supuesto que no es lo pudo o debió ser. Pero: “Quien todo lo quiere, todo lo pierde”

El artículo adjunto del NYT presenta la opinión personal de Michael Moore quien declara sin tapujos que la ley es pobre. Moore es el crecido cineasta de los documentales “Bowling for Columbine”, “Sicko”, “Capitalism: A Love Story”, que Uds. deben haber visto y festejado. 

En realidad, prácticamente todo lo presentado por Moore es correcto.

Hay una excepción. El estima que Obamacare es una enorme victoria para las aseguradoras privadas (Aetna, Blue Cross, Cigna, etc.) y que su nuevo poder engullirá pronto Medicare, el servicio de salud para ancianos, una entidad del Ministerio de Salud. Yo no estoy de acuerdo pues creo que si se atreviesen a eso ardería Troya. Los muchachos de oro somos feroces cuando nos pisan nuestros ponchos.

En 1965, el Presidente Johnson puso en funciones los servicios  de salud Medicare (para ancianos) y Medicaid (para indigentes). Quedo en el aire un servicio universal para toda la nación como ya entonces tenían prácticamente todas las naciones desarrolladas.

En  los EE.UU., la gran mayoría cuenta con un servicio de salud pagado por sus empleadores. Cuando hacia 1970, el Presidente Nixon propuso un servicio nacional que extendía el sistema de empleadores para toda la población, políticos como el senador Ted Kennedy se opusieron, considerando el plan una prebenda para las aseguradoras. Cuando el presidente Clinton dos décadas mas tarde volvió a la carga, lo sacaron volando (a el y a Hilaria) por la ventana. En el 2006, el gobernador Romney de Massachusetts puso en funciones un esquema similar al plan Nixon. La nación entera se daba cuenta que no se podía esperar más: habían 45 millones de ciudadanos sin protección para su salud.

Obama sin demoras presentó una solución similar a Medicare, en el que hay un único pagador: el gobierno de los EE.UU. Durante todo el 2009 hubo estridentes peleas en todo el país, hasta en calles y plazas. Ante los atroces ataques, Obama tuvo que retroceder y optar por una solución basada en la experiencia de Romney.  Fue VIVO. Y contra viento y marea consiguió la aprobación del congreso y firmó la ley en Marzo del 2010. La oposición continuó implacablemente, sin parar un minuto,  para derogar la ley.  Hace unas semanas, en el congreso, trataron de imponer una moratoria  en la cronología de Obamacare paralizando el gobierno y negándose a extender la deuda nacional. Les salio el tiro la culata.

En fin, la misión esta cumplida. Aunque el éxito de Obamacare no está de ninguna manera asegurado, creo que los pasos dados son irreversibles.

Demos al César lo que es del César. Saludemos al esfuerzo y la habilidad política del Presidente Obama para  hacer realidad este  trascendente avance social. ¡Adelante

¡ Próspero 2014!

 

http://www.nytimes.com/2014/01/01/opinion/moore-the-obamacare-we-deserve.html?_r=0

Image

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s