De puntero absoluto a apaleado segundón

Es el caso de Microsoft (MS). En  1998 cuando Clinton abrió el histórico juicio antritust en su contra, MS parecía invencible con las entradas de su monopolio en PC’s con su sistema operativo Windows, y las multitudinarias ventas de sus programas Office. Su pretensión de repetir el plato monopolista en Internet parecía imparable con la  integración de su “browser” Explorer con Windows.

Ostensiblemente salio bien parado con el acuerdo en corte  que dejaba Explorer en punta, pero con el requerimiento de entrega de sus protocolos de enlace le sobrevino el fin de la fiesta. Poco a poco aparecieron “midlewares” (programas puente entre sistemas operativos y redes como Internet) que propiciaron el despegue de aplicaciones en Internet de Google, Facebook, teléfonos inteligentes (smartphones), iPad, etc.

Pero, ¿Por qué el derrumbe si sus ingentes ingresos prácticamente se mantuvieron? Probablemente la razón de mayor consecuencia es que  es la dirección de la empresa desde el 2000 paso a un personaje cuyo único atributo era ser el  amigote del dueño Bill Gates.

El artículo adjunto del WSJ reporta como este fulano deja su cargo con el rabo entre las piernas antes de que lo terminen de echar.

Ballmer no fue precisamente un vago.  Incursionó fuerte en  nuevos negocios: juegos de video, Xbox, consultoría, smartphones, etc., pero sin la originalidad de la competencia. La razón de sus fracasos fueron probablemente sus limitaciones en habilidad empresarial y, sobre todo, su flaco entendimiento de nuevas tecnologías. El mejor ejemplo de su crasa inhabilidad es la manera de como abordó la pieza clave de la década: el smartphone.

Hacia el 2002 ya había buenos productos como Blackberry y Palm One que predecían lo que estaba por llegar. Un colega que usaba su Palm One en prácticamente todas sus diligencias me dijo “… estate atento porque lo siguiente es el pleno manejo de Internet desde tu teléfono”. Fue así que cuando en el 2006 MS lanzó su Windows Mobile, me compré por $350 un smartphone con esa tecnología que resultó un hueso: a veces funcionaba, muchas veces no funcionaba. Lo devolví en una semana. Les dije: “No lo quiero ni regalado”.

Cuando Apple al año siguiente lanzó su iPhone, Ballmer dijo riéndose en TV: “Este es el teléfono mas caro del mundo que no ofrece ninguna  atracción para el hombre de negocios… No hay chance que el iPhone consiga una porción significativa  del mercado. No hay chance… Es un ítem de $500 que solo puede salir  subsidiado”.

 

Cinco años mas tarde, Apple con solamente su iPhone recaudaba mas que todo MS en conjunto.

Hay otros  ejemplos de errores graves que han trascendido. Por ejemplo, su método de efectuar las promociones de personal ha sido continua causa de frustraciones y defecciones. MS utilizaba una distribución estadística Gauss que obviamente no es aplicable a una “población” de personal altamente calificado como el de MS (solo muy pocos avanzan). A pesar de la quejas, Ballmer evidentemente nunca entendió el problema.

No es entonces sorpresa que una firma aun como MS no haya dado pie con bola por más de una década.

Ballmer sale lloriqueado (literalmente) pero se va bien forrado (con $15,200 millones según Forbes 2013).

Es bastante posible que bajo una nueva gerencia la firma recupere espacios, aunque es dudoso que vuelva a ser el coloso que fue. Con Ballmer MS probablemente perdió el tren.   

Este caso es de otro ejemplo de mediocridad en la cúspide que plaga a grandes organizaciones privadas y públicas de este país. Les recuerdo mi nota de Septiembre 2013: “Larry Moe and Curly” (los tres chiflados), sobre la candidatura de  L. Summers a la Presidencia de la Reserva Federal. Este fulano parecía experto en “meter la pata en un trabajo para enseguida conseguir mejor chamba en otro”.

 

http://online.wsj.com/article/SB10001424052702303985504579204532958463844.html

Image

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s