HE ¡cosa más grande en la vida!

Aquí HE es Habilidad Empresarial. Nada que ver con Héctor Espinoza

El espinoso estancamiento actual (que ya lleva siete años)  ha puesto sobre el tapete la utilización de HE para salir del pozo.  Adjunto dos recientes artículos de connotados economistas que muestran recelo a la idea que HE es la receta para curar al enfermo.

Primero un enfoque. Samuelson y otros (incluido este servidor) opinan que los factores de producción son tres y solo tres: Trabajo, Capital y Recursos Naturales (tierra, minerales e insumos agroganaderos). Los demás economistas (incluído C. McConnell, el rival de Samuelson) afirman desde hace unas tres décadas que estos factores son cuatro ya que añaden HE.

Mi argumento es que, en último análisis, HE es una habilidad adquirible por práctica y disponible, constituyéndose en un insumo mas (como por ejemplo, el servicio de un buen médico). Claro que nunca uno va a conseguir el  trío Vanderbilt-Carnegie-Rockefeller, pero eso si sitúa un ámbito más allá del progreso económico que realistamente perseguimos.

A propósito, Samuelson mantuvo el trío “Labor-Capital-Land” en todas las 18 ediciones de su obra (1948-2005).

El primer artículo es de Robert Shiller, un profesor de Yale. El es distinguido  por que co-inventó el  importantísimo índice “Case-Shiller” que “toma el pulso” en tiempo real a los mercados inmobiliarios (locales, regionales, locales).  

En postura típica “Obama”, el presidente en su ultimo discurso anual sobre el  “Estado de la  Unión” anunció  grandilocuentemente la creación de 15 (después ampliado a 45) “Institutos de Innovación”,  organizados en  alianzas publicas privadas para generar vigoroso crecimiento.

Shiller cita cifras del pasado reciente en libres mercados en los que se plantearon 10,000 ideas de negocios, se fundaron 1,000 firmas, se consiguieron 20 inversionistas de capitales de riesgo, se lanzaron 20 a las bolsas para venta de sus acciones,  resultando solo  dos líderes en sus mercados. El concluye que el éxito de los EE.UU.  de las últimas décadas en lanzar productos innovativos se debe a que existe  mucha gente con conocimientos especializados que tienen la voluntad de  poner en riesgo sus recursos, dinero y tiempo parar sacar adelante sus ideas. Eso es muy difícil de probar delante de un comité de burócratas. Shiller clarifica que su entendimiento de HE proviene de su experiencia propia, además de fuentes teóricas.

El segundo  articulo es de Simon Johnson, profesor del M.I.T. en precisamente la economía de la  HE. Anteriormente fue Jefe Economista del Fondo Monetario Internacional. Johnson hace un repaso del informe del 2012 sobre HE Global,  emitido por un organismo internacional basado en Londres (se provee un URL para recabar de Internet el documento de 87 páginas).

El informe intenta medir las aptitudes de las poblaciones y caracterizar las particularidades de los individuos que actúan  en las diversas fases de actividad empresarial. Por que, cuando y como ellos se lanzan a  nadar con los tiburones. Se reporta lo siguiente sobre el rol del gobierno: i) cuando el estado de la economía es precario hay muchos empresarios, lo que es causado mayormente porque no existen trabajos auspiciosos; ii) el manejo  macroeconómico es capital ya que en un clima de desorganización e incertidumbre los empresarios fracasan y se retiran; y iii) es muy difícil precisar el verdadero efecto de la intervención de los gobiernos ya que hay toda clases de esquemas plausibles para generar innovación (como el de Obama) sin presentarse pruebas de su utilidad real.

Se plantea que  la ayuda gubernamental es probablemente de escasa efectividad.

Johnson enfatiza un elemento adicional que es de la mayor importancia. El estigma del fracaso impide el seguimiento  de oportunidades viables. El efecto es grave en  Japón y Sur Corea y peor en economías más frágiles como Italia y Francia. En EE.UU. los fracasos en los negocios son menos importantes pues los yankees tienen legislación y tradiciones más adecuadas  para afrontar las “quiebras”.  Además el pais tiene una cultura que alecciona a aprender de derrotas.

Sumarizando, estos economistas reconocen la imperiosa necesidad de encausar HE y que los gobiernos evidentemente tienen su rol,  aunque ambos son escépticos de los triunfalismos.

Mis seguidores jóvenes, que deben MUY seriamente considerar convertirse en empresarios  (lo ratifica  Johnson), deben estudiar los dos artículos con los pelos de punta. Afortunadamente ambos son bastante  didácticos pues están escritos por excelentes profesores. Estoy a disposición para cualquier clarificación o interpretación. También me ofrezco a debatir  HE con los muchachos de todas las edades.

Una reflexión sobre derrotas.  Con el permiso de muchos de mis seguidores anglófobos ofrezco este Churchillianismo  (en realidad es de mi flor ya que es un combo de dos citas separadas): “En derrota, desafío…Antes de El Alemein nunca tuvimos una victoria. Después de El Alemein nunca tuvimos una derrota”. Y ya que estamos históricos, y con el permiso de los antinazis (incluido este servidor),  presento  esta máxima de A. Hitler: “Cualquiera puede habérselas con una victoria. Solo los poderosos pueden desafiar una derrota”. 

 

http://www.nytimes.com/2013/08/18/business/why-innovation-is-still-capitalisms-star.html?pagewanted=all&_r=0

http://economix.blogs.nytimes.com/2013/08/22/the-government-and-the-entrepreneurs/

 

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s