Exclusivo para nosotros

Adjunto la programación de los almuerzos que se están sirviendo en jul-ago-sep en un centro para nosotros los muchachos de oro, ubicado cerca a mi casa.  Ser paga un simbólico $1.50. El Jueves 8 estuve cerca ocupado  y decidí almorzar ahí (ver resaltado). Se trata  de una BUENA comida consistente con un régimen de 1500 cal/día (mi ración contenía 750 calorías, 19g de grasas, 750mg de sodio y 69g de carbohidratos). Lamentablemente estos almuerzos no son para este servidor ya que se sirve prácticamente los 75g de carbohidratos  que yo  debo consumir durante TODO el día. Aunque tuve que abstenerme de todo o parte de los pallares, papas, fruta, pan y leche, disfrute la sabrosa pechuga de pollo adobada (nota 7/10).

Yo  concurría a este centro con mi compadre Jorge García hace unos años; el hacia sus ejercicios (corría en la faja una media hora) y yo almorzaba. Jorge no comía el menú porque era muy exigente con su olla.

Me llena de agrado este vibrante lugar. Los muchachos de oro hacen ejercicios (el gimnasio para lleno por lo que han puesto bicicletas estacionarias en el pasillo), conversan, pelean, juegan en mesa, leen, consultan Internet, tienen reuniones, comen bien, y lo mas importante: VIVEN. Más de cien almuerzan diariamente ahí. Barriga llena, corazón contento.

Mi satisfacción es personal. Yo en 1970 tuve una participación indirecta en un centro piloto planeado para Brooklyn. Mi amigo peruano José Delgado presento como proyecto de Tesis de Arquitectura una propuesta completa para un centro. El problema era que esos servicios en ese entonces eran  verdaderamente innovativos. La información que se tenía era de uno en Wisconsin y otro semi-operativo en Manhattan. Yo ayudé formulando  la distribución eléctrica y el HVAC (calentamiento, ventilación y aire acondicionado). Por seis meses, Delgado preparó su trabajo, que incluía una maqueta. La clave estaba en imaginarse como los “seniors” iban a utilizar el centro, suponiendo sus preferencias e interacciones. Yo participaba de abogado del diablo criticando todo, haciendo preguntas, cambiando suposiciones, etc.

 Al final, estábamos bastante satisfechos pero no convencidos que lo planteado estaba bien. Entendamos que era una época  experimental,  cuando ni se sabía si estos lugares iban realmente a ser construidos.

Llegó la gran fecha. Al medio día me llama un colombiano atónito con la noticia que a Delgado lo habían reprobado. Cuando lo  visite en la noche el pobre estaba “shell-shocked” (conmocionado).  No tenía la menor idea por que habían rechazado su gran proyecto. Sin embargo, superó el trance  y al siguiente año volvió a la carga. Logro convertirse en una semi-autoridad presentado métricas y causalidades propias.

Es por todo esto que cuando visito este centro me deleito por algo que evolucionó bien.  Estos lugares son definitivos  centros de recreo en los que los muchachos de oro hallamos significado y perfeccionamiento en nuestras vidas.

Image

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s