Anatomía de un golpe de estado fallido

El  golpe de estado que dió la Rectora (Directora del Cuerpo de Notables) Helen Dragas en contra de la Presidenta Teresa Sullivan de la Universidad de Virginia (UVA – fundada por el ex-presidente Jefferson en 1819), es materia del artículo adjunto del NYT Magazine. La nota es buen periodismo (un “best”). El autor es Andrew Rice, un connotado autor para el NYT, The Economist y Conde Nast. Un tema sutil y complejo es hecho entendible e interesante. El que escribe bien, escribe bien en cualquier escenario.

El espinoso conflicto fue más allá de las diferencias en  personalidades de estas señoras para centrarse en los objetivos a largo plazo y la visión del rol local y nacional del venerado centro de estudios.  Dragas, una exitosa empresaria de bienes raíces, mantenía que una universidad moderna en el actual ambiente competitivo debería ser gerenciada como una firma corporativa, con máximo rendimiento en sus escuelas, centros de investigación y hospitales. Sullivan defendía que la UVA antes que nada debería mantener sus niveles de excelencia en su departamento de artes liberales para temas como religión e inglés, entre los mejores del país.

El detonante de la crisis fue la intromisión de Dragas para exigir que la universidad aborde raudamente  la enseñanza vía Internet a fin de competir con Harvard, Stanford y el MIT. Sullivan procedió en realidad tímidamente, sin poner el alma. Así fue que Dragas inicio una maquinación secreta dentro del Cuerpo de Notables y en un buen Domingo le cayó a Sullivan pidiéndole que se vaya a su casa.  Al día siguiente Sullivan presentó su renuncia. Pero no se contaba con un movimiento de ancha base entre estudiantes profesores y ex-alumnos que tomo cartas en el asunto y para el 26 de Junio, Sullivan estaba repuesta en su cargo.

El tema de  la enseñanza “on-Line” es de gran actualidad y controversia en todo el país. Algunos grupos de interés afirman que es completamente eficaz y que es lo que inevitablemente nos depara el futuro. Yo no estoy convencido. Una cosa es entrenarse y otra educarse. Creo yo que en las materias básicas  no hay sustituto a  la clase  de un buen profesor. Eso sigue siendo exactamente lo mismo desde la Academia de Platón y el Liceo de Aristóteles, en Atenas hace 2,300 años. En fin, el futuro tiene la palabra.

El comentarista 10 enfoca la disputa lúcidamente. Traduzco:

“…Los centros de estudios superiores constituyen una cultura única (enseñanza, investigación, y servicios públicos), siendo así desde la república de Platón. La enseñanza e investigación tienen naturaleza dialéctica: se identifica el estado actual del conocimiento, se lo critica y se busca una idea mejor; y así sucesivamente. Todo servicio público debe ser basado en este contenido”.

“Nadie desde afuera puede hacer esto mejor porque se ignoraría una o más de estas funciones, y se aplicarían  los patrones inferiores  de razonamiento y toma de decisiones cotidianas”.

“Es asombrosa la osadía de una corredora de bienes raíces de fijar los objetivos y medios para dirigir una universidad,  todo por  creer tener una visión y comer mucho locro”.

 

http://www.nytimes.com/2012/09/16/magazine/teresa-sullivan-uva-ouster.html?pagewanted=all

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s