Dilema Shakespeareano en la profesión de finanzas

El artículo adjunto pone sobre el tablero las dudas que enfrentan los que asesoran inversiones.  Aunque se discute específicamente  las disyuntivas de los consejeros financieros, el tema  es igualmente aplicable a los muchachos de Wall Street. SER O NO SE HONESTO. Triste debe ser su vida ya que ellos se dan perfecta cuenta que deben meter la uña diariamente. Al final, termina prevaleciendo una cultura de cínicos que se rasgan las vestiduras cuando alguien revela que el emperador esta desnudo.

 El documento (preparado para una asociación de retirados) es en si una excelente guía para escoger un consejero financiero (el título del artículo). Se ofrecen valiosas nociones y técnicas que deben ser entendidas y utilizadas por aquellos que necesitan ayuda profesional para poder invertir con confianza.

Con inusual franqueza el autor revela como es que ellos se ganan la vida. ¡SE CORRE EL TELON! Como en la telenovela de Estrada, solo hay dos “minas de oro” y un camino. O se cobra comisión pagada por el ente (el aceitero de culebra) que empaqueta el “vehículo de inversión” (esta puede llegar a un 10%). O se le cobra al cliente un pago (porcentual, por hora, etc.)  por prestaciones de incierta utilidad.  El autor analiza los tremendos conflictos de interés inherentes y las mañas inescrupulosas comunes en su prestación de servicios.

Donde el artículo se torna super interesante es en los comentarios (insultos) de cuatro colegas, que quedaron indignados al haber quedado al descubierto. Estos niegan lo afirmado sobre las prácticas y conflictos de intereses, y replican que todas las profesiones los tienen. Ellos están orgullosos de su “profesión” elegida. El autor contesta que ellos no son reglamentados por el entorno de colegas como los médicos,  quienes tampoco cobran un porcentaje de la vida del paciente.

En un momento revelador, el autor afirma que en la situación actual su medio es una aptitud de ventas, NO una profesión.

Concuerdo. Uno simplemente no puede establecer con certeza si los “servicios” fueron buenos, regulares o malos. Y pésimos fueron en el 2008.

 

http://www.aarp.org/money/investing/info-03-2012/two-sides-of-financial-planner.1.html

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s